▷ Cómo evitar un embargo en 2020 - Todo lo que debes saber

¿Recibieron una carta de embargo? ¿Tienen miedo de perder sus bienes? ¡No se preocupen! En Adiós Deudas les explicaremos todo lo que deben saber sobre este proceso en Chile para que puedan defender sus pertenencias. Sabemos que la palabra embargo genera mucho temor, pero no es tan grave como parece. Después de leer este completo artículo entenderán todo el proceso y se darán cuenta que recibir una notificación de este tipo no es el fin del mundo.

¿Qué es un embargo?

Si les pregunto a ustedes sobre el embargo ¿Qué creen que es? Muchos quizás dirán que es el retiro de mis bienes, pero no es así. El embargo es simplemente el acto en el cual un receptor judicial va a tu casa o el lugar donde vives y toma nota de tus bienes, de las cosas materiales que tienes ahí.

Sí, así como se lee, va a tu casa y en una libreta escribe qué bienes tiene el deudor. Una vez que toma nota de tus cosas, es decir que realiza un embargo, se va. ¿Ven que no es tan terrible como parece?

Bien, sobre este punto debemos saber que cuando el receptor judicial realiza un embargo y toma nota de tus cosas, los bienes quedan fuera del comercio humano. ¿Qué significa que quedan fuera del comercio humano? Que estas especies quedan en poder del deudor (del dueño), pero no puede venderlas.

En definitiva, el embargo no es más que la situación en la que un receptor judicial toma nota de tus cosas. No se las llevará ni tampoco te las quitarán, por lo menos no en este punto.

Sobre el receptor judicial

Antes de seguir avanzando veamos un concepto recién mencionado. ¿Se acuerdan que nombramos a un receptor judicial como la persona que realiza el embargo y toma nota de tus cosas? Bien, ¿quién es este receptor judicial? Es un funcionario que designa la Corte Suprema, generalmente un abogado, y que actúa como ministro de fe.

El embargo y el receptor judicial

Este último punto es muy importante y en el que tenemos que prestar especial atención. Al actuar como ministro de fe, significa que todo lo que diga es verdad. Imaginemos que realiza un embargo y dice que tú tiene un televisor de 45 pulgadas. Luego tú vendes ese televisor y niegas en la corte haberlo tenido. En ese caso, la palabra del receptor judicial vale más que la tuya y se asumirá su verdad como cierta.

Lo que dice el receptor judicial es una verdad absoluta y tiene pleno valor ante los tribunales de justicia

¿Cómo sabe el receptor que las cosas son mías?

No lo sabe, lo asume. Por vivir en esa casa, el receptor judicial asume que las cosas que están ahí son tuyas y que por lo tanto se pueden embargar y luego rematar. Puede sonar como un punto negativo, pero gracias a esto es que después el deudor puede presentar una tercería y salvar sus bienes (lo explicaremos más adelante).

También te puede interesar: Embargo por deudas ajenas

¿Por qué se produce un embargo?

Los embargos se producen porque una persona tiene una deuda y no la pagó. Como vimos en nuestro artículo de Cobranza Judicial, cuando tengo una deuda y no pago, la empresa puede demandarme, y al hacerlo realiza un embargo para recuperar su dinero a través de mis bienes.

¿Por qué se produce un embargo?

Pero no se preocupen que un embargo ¡sí se puede detener! Los invitamos a seguir leyendo para ver de qué formas podemos trabar o detener este proceso.

También te puede interesar: Cobranza Extrajudicial y Judicial

¿Cuándo empieza u ocurre el embargo?

El embargo empieza 30 días después (aproximados) de que a un deudor se le notifica la demanda ejecutiva. Una vez que la empresa adeudada demanda al deudor, pasarán aproximadamente 30 días antes de que ocurra el embargo. Si lo vemos en etapas, el embargo caería dentro de la cobranza judicial.

El esquema sería algo así:

  • Compro un producto, no pago y por lo tanto nace una deuda morosa
  • La empresa para lograr que le paguen comienza un proceso de cobranza extra judicial (21 días después de que pasó el plazo de pago)
  • Al ver que el deudor sigue sin pagar comienza una cobranza judicial (90 días después de que se venció el plazo de pago)
  • Al llegar a la cobranza judicial (demanda), se le notifica al deudor que está demandado y se “requiere de pago” (se solicita que pague lo adeudado)
  • El deudor tiene 24 horas para pagar TODO lo adeudado. Si no paga se procede al embargo
  • Entre que se dicte la orden de embargo y lleguen a tu casa a anotar los bienes pasará 1 mes aproximadamente

¿Qué ocurre si no fui notificado de la demanda?

Atención a este punto. Para que ocurra el embargo, tiene que existir sí o sí una demanda y la persona debe haber sido notificada de esta demanda. Si no fuiste notificado, entonces NO podrán embargarte. Lo explicamos.

Lo primero que hará el receptor judicial antes del embargo, será ir a tu casa a notificarte de la demanda. Si no te encuentra nunca en la casa, ya sea porque no vives ahí o porque te estás escondiendo, iniciará un proceso que se llama ‘Estampar Búsqueda’. ¿Qué significa esto? El receptor irá durante dos días hábiles a la casa del deudor, y si éste no está, verificará con los vecinos que el realmente vive ahí y esa es su morada.

Embargo y la notificación de la demanda

Sí verifica realmente que vives ahí será una “búsqueda positiva”, y te dejará copia de la demanda. Así se dará por efectivo que tú sabes que estás demandado y se podrá proceder con el embargo.

Ahora bien si la búsqueda es negativa, entonces se cancela la demanda, no sigue adelante el juicio y por lo tanto no podrán embargarte.

Para que la búsqueda sea negativa, los vecinos, conserjes u otras personas dentro de la investigación del receptor judicial le deberán negar que el deudor vive ahí.

¿Me puedo oponer a un embargo?

Esta pregunta es clave y la respuesta es SÍ, me puedo oponer a un embargo. Si ya fuiste notificado de la demanda y fue el receptor judicial a realizar el embargo, sí te puedes oponer a que entre a tu casa y tome nota de tus bienes. Esta es una práctica común y lo que deberían hacer todos los deudores.

Para oponerte a un embargo no se debe realizar ningún trámite judicial, simplemente hay que negarse a que el receptor judicial entre a tu casa a tomar nota de tus cosas. No te preocupes que el receptor no peleará, ni discutirá. Acatará lo que tu dices y se irá del lugar. Tan simple como eso.

¿Me puedo oponer a un embargo?

¿Por qué el deudor se debería oponer a un embargo? Porque está facultado por la Ley (puede hacerlo) y porque le dará tiempo para defenderse frente a lo que viene.

¿Qué pasa si me opongo al embargo?

Como ya dijimos este es un procedimiento normal. La mayoría de los deudores se opone al embargo y nuestra recomendación es que siempre lo hagan, pero ¿qué pasa luego de la oposición al embargo? El receptor judicial deberá volver a la casa del deudor, pero esta vez junto a la fuerza pública, es decir con la policía.

¿Qué ocurre si me opongo a un embargo?

Si en este segundo intento de embargo el deudor se opone nuevamente, la policía junto con el receptor judicial entrarán por la fuerza para lograr tomar nota de los bienes.

Entre primer intento de embargo y el segundo (con fuerza pública), puede pasar por lo menos 1 mes. Hay tiempo para defenderse

¿Qué pasa si no hay nadie en la casa cuando va el receptor judicial?

Esta es una excelente pregunta. Si el receptor judicial va a la casa del deudor y no lo encuentra, pedirá al igual que en punto anterior, la ayuda de fuerza pública y entrará a tu casa por la fuerza. Él receptor judicial ya se aseguró que el deudor vive ahí al “estampar búsqueda”, por lo tanto tiene la facultad de entrar a tu casa y tomar nota de tus bienes.

¿Qué bienes son embargables?

Este punto es clave. ¿Qué se llevan en un embargo? ¿Todos los bienes son embargables? ¡No! La Ley es clara en este sentido y solo son embargables: bienes raíces; vehículos; el living; equipos de música; computador; lavadora; refrigerador; y microondas.

Como ven los bienes embargables tienen una característica común: la gente puede prescindir de estos artículos. Una persona puede vivir sin su auto, sin los artículos del living, sin su refrigerador, televisor, la lavadora e incluso el microondas.

Bienes embargables

En esta categoría entraría también por ejemplo un celular o un reloj. Ambos productos no son imprescindibles para vivir, pero no te los quitarán ya que los bienes que embargan están relacionados con tu casa u hogar.

Sobre los bienes embargables, entran también el sueldo y la cuenta corriente. Tenemos 2 artículos en los que explicamos en detalle cada punto.

También podría interesar: Bienes embargables e inembargables en Chile
También podría interesar: Embargo de sueldo
También podría interesar: Embargo de cuenta corriente

¿Qué bienes no son embargables?

Si los bienes embargables son prescindibles para el deudor, los bienes inembargables son los imprescindibles para la persona. Considerando esto, los bienes no embargables serían:  comedor; cocina y sus artículos; dormitorios (cama, velador, ropa de cama); y ropa particular.

¿Me pueden embargar mi sueldo?

Sí, se puede, pero solo sobre las 56 UF. Hoy 56 UF representan aproximadamente $1.456.000, por lo tanto todo lo que exceda a este monto en tu sueldo, puede ser embargado.

Si yo ganara $1.800.000, entonces me podrían embargar $344.00.

También te puede interesar: Embargo de sueldo en Chile

¿Cuántas cosas me pueden quitar (monto del embargo)?

Este punto es muy importante. El embargo debe ser (POR LEY) proporcional al monto de la deuda. ¿Qué quiere decir lo anterior? Que si yo por ejemplo debo $500.000 a una casa comercial, NO pueden embargarme bienes por un monto más alto. No podrían en ese caso embargarme una propiedad o un auto que tenga un valor mayor al que debo.

¿Cuántos bienes me pueden embargar?

Lo repetiremos porque estamos cansados de las amenazas (te vamos a quitar la casa, te vamos a quitar todo, etcétera). No tengan miedo. Si deben $200.000 no podrán embargarlos por un monto más alto que ese. No les quitarán la casa ni tampoco el vehículo.

Ahora bien, sobre este mismo punto si deben por ejemplo $15.000.000, entonces sí podrían embargarles sus propiedades y vehículos para cubrir el monto.

¿Puedo evitar un embargo?

Sí, existen distintas alternativas reales y definitivas para evitar un embargo. Puedes por ejemplo poner excepciones o traspasar los bienes del deudor a una tercera persona (tercería). Veamos todos los puntos en detalles a continuación.

Evitar un embargo pagando la deuda

Esta es la opción más simple. Si pagas la deuda después de que se notificó la demanda, entonces se aclarará la situación y no podrán quitarte tus cosas.

Evitar un embargo repactando

Si renegociar tu deuda con las empresas a las que les debes, la antigua deuda por la que te iban a realizar el embargo desaparecerá y nacerá una nueva deuda. Esta nueva deuda no estará en proceso de cobranza judicial, y por lo tanto no te embargarán.

Evitar un embargo repactando

Aquí hay que tener cuidado, ya que si bien es una alternativa efectiva para evitar perder los bienes, las condiciones de pago que te ponen las empresas son en su mayoría usureras y casi imposibles de pagar para cualquier deudor.

Evitar un embargo con las Excepciones

Son alegatos que presenta un abogado frente a la demanda que le hicieron al deudor. Un ejemplo sería alegar que la demanda no está bien presentada y por lo tanto no es válida. En definitiva, estos alegatos son trabas que se ponen para dilatar la tramitación del juicio y que por consiguiente éste no siga adelante. Hay muchas posibilidades que las complicaciones que se ponen en la demanda, terminen como consecuencia en que la empresa que demanda no siga adelante con el juicio.

Las excepciones hay que presentarlas en un plazo máximo de 4 días después de que se te notificó del embargo

Evitar un embargo con Tercería

Las tercerías son un proceso legal en el que decimos que nuestras pertenencias no son nuestras, si no de una tercera persona. ¿Por qué hacemos esto? Porque si los bienes no son míos, entonces no los pueden embargar. Las tercerías son una de las formas más efectivas para detener un embargo de bienes.

También te puede interesar: Tercerías – Todo lo que debes saber

¿Qué viene después del embargo?

Después del embargo vienen dos procesos que pueden ser un poco más drásticos para el deudor: Designación de un martillero público y remate de bienes.

Designación de un martillero público

Una vez que el receptor judicial toma nota de tus bienes, ya sea en el primer o segundo intento de embargo, y lo entrega a la corte, se designa a un martillero público para que remate tus bienes.

¿Quién es este martillero público? Es una persona natural que se inscribió para cumplir dicho rol y quien se quedará con un porcentaje del total de lo rematado.

Embargo y martillero público

Sobre este punto no hay mucho más que decir. Lo importante es que entiendan que una vez elegido al martillero, se designará una fecha para el remate, que será aproximadamente 15 después. Se establece 15 días promedio porque hay que hacer una publicación en la prensa para hacer oficial el proceso y para que acuda gente al remate.

Remate de bienes

Este es el punto que queremos evitar. Llegado aquí no hay vuelta atrás. En el remate se venderán todos tus bienes, sí TODOS. Debido a que es al mejor postor, no quedará nada. Pero no se desesperen, siempre hay soluciones y las vemos a continuación.

¿Puedo evitar el remate de mis bienes?

Sí, evitar un remate. Puedes hacerlo durante el proceso de embargo con las alternativas que vimos más arriba en esta misma página, pero si no lo hiciste, aún hay soluciones en este punto. Entre la designación del martillero público y el remate, puedes presentar una tercería de posesión o dominio, en el que un tercero reclamará que las especies embargadas le pertenecen. Veamos un esquema de las soluciones:

  • Embargo: Irá un receptor judicial a tomar notas de tus bienes
  • Solución embargo: presentar excepciones o tercería
  • Designación de martillero público: Se escoge a la persona que rematará las cosas
  • Solución remate: presentar tercería (solo si no lo hiciste antes)
  • Remate de bienes: Si llegaste hasta este punto no hay vuelta atrás.

¿Qué ocurre si mis bienes no cubren mi deuda?

Actualizamos el artículo con una pregunta muy recurrente y que nos han pedido responder en varias ocasiones: ¿Podrían embargarme más de una vez? Imaginemos que debo $2 millones y el embargo y remate de mis bienes cubrió sólo $500.000 ¿podrían volver a quitarme nuevamente mis cosas?

Embargo y deuda total

Lamentablemente la Ley dice que sí podrían. Pueden esperar que tengas nuevos bienes para quitártelos, pero atentos que este caso casi nunca se da. Nosotros como abogados expertos en la materia nunca hemos visto que una empresa lo haga, y si lo hacen (si ocurre un 8), hay más posibilidades y tiempo para defenderse utilizando una de las alternativas aquí planteadas.

En definitiva sí podrían embargarte 2 veces, pero es muy poco probable que ocurra.

Nuestras oficinas

Todos los derechos reservados - Adiós Deudas

Open chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿cómo te puedo ayudar?