¿Recibiste una demanda judicial? ¿Tienes deudas? ¿Te amenazaron con un embargo? ¡Llegaste al lugar adecuado! Aquí te enseñaremos todo lo que debes saber sobre las tercerías, una solución más que efectiva para todos tus problemas. Veamos paso a paso de qué se trata.

¿Qué es una tercería?

Es un proceso judicial (una demanda) que tiene como objetivo evitar que a una persona le quiten y rematen los bienes. ¡Es el proceso más efectivo para evitar el remate de las especies!

¿Cómo funcionan las tercerías?

Es simple. Una persona ajena al juicio entre el adeudado y el deudor, realiza una nueva demanda argumentando que los bienes que se quieren rematar le pertenecen a él y no a la persona que tiene la deuda.

Veamos un ejemplo para entenderlo mejor. Imaginemos que Juan Andrés tiene una deuda con una empresa comercial por la compra de un computador. Pasaron ya 90 días desde que se venció el plazo de la deuda, y la empresa decide demandar a Juan Andrés (cobranza judicial) para recuperar su dinero. Bien, con la demanda comienza el proceso de embargo en el que un receptor judicial anota todos los bienes rematables que se encuentran en la casa de Juan.

También te podría interesar: Cobranza Judicial y Extrajudicial

¿Hasta aquí todo bien cierto? Bien, ahora entra la tercería. Antes del retiro de las especies, el primo de Juan presenta una nueva demanda en la que indica que los bienes que anotó el receptor judicial no le pertenecen a Juan si no que le pertencen a él y por lo tanto no se pueden rematar. ¡Esto es una tercería!

Entiendo, pero ¿por qué el receptor judicial se equivocaría en tomar nota de las especies (embargo)?

No es que se equivoque, él solo cumple la función de tomar nota de los bienes que tiene el deudor de acuerdo al domicilio en el que se le informó que vive.

¿Qué es una tercería?

Ahora bien, que viva ahí, no significa que las cosas que hay en la casa le pertenezcan, y es ahí donde entran las tercerías.

En nuestro artículo de Embargos mencionamos que el receptor judicial asume que los bienes que están en la casa pertenecen al deudor.

¿Cuándo se puede realizar una tercería?

Las tercerías entran en el proceso de cobranza judicial y hay que realizarlas después de que se realiza el embargo y antes de que se retiren las especies para el remate. En definitiva, las tercerías se realizan después que el receptor judicial anota los bienes que tiene el deudor. Veamos un esquema:

  • Tengo una deuda
  • Vence la deuda
  • La empresa me demanda
  • Va un receptor judicial a tomar nota de mis bienes (embargo)
  • Realizo una tercería para defender los bienes que anotó el receptor judicial

¿A qué bienes se aplica la tercería?

Existen dos tipos de tercerías de acuerdo a los bienes de la persona demandada.

  • Tercería de dominio
  • Tercería de posesión

Ambas se diferencian solo en cómo la persona acredita que los bienes no son suyos. Veamos cada una en detalle.

Tercería de dominio

En este tipo de tercería, la tercera persona que está realizando este proceso, acredita a través de documentos legales que el bien o propiedad está a nombre de él.

Imaginemos que el receptor judicial realiza el embargo (toma nota), del auto que se encontraba en el domicilio del deudor. Bien, si el auto no le pertenece al deudor y por lo tanto no queremos que sea rematado, presentamos el certificado de registro de vehículos motorizados que indica quién es el verdadero dueño del auto, y así no podrán retirarlo ni rematarlo. Lo mismo pasa con cualquier propiedad.

Tercería de dominio

Este tipo de tercerías son las más simples, ya que el documento legal es un aval certificado del verdadero dueño de los bienes.

En este tipo de tercerías también corren las facturas y boletas que acrediten las compra de la especie. Si yo tengo en mi poder el recibo que acredita que yo compré el producto, no hay nada más que hacer. No puede ser retirado ni rematado.

Tercería de posesión

En este tipo de tercería, la Ley presume que quien se encuentra en posesión de una cosa (televisor, computador, microondas, etcétera), es dueño de esa cosa. Es por esto que el receptor asume cuando va al domicilio, que las cosas que ahí están, pertenecen al deudor.

Tercería de posesión

Ahora viene lo más interesante. ¿Recuerdan que dijimos que la Ley presume que quien se encuentra en posesión de una cosa es dueño de esa cosa? Bien, basta que dos testigos acrediten al tercero ajeno al juicio (quien presenta la tercería) que es dueño de los bienes, para que se confirme que así es.

Veamos un ejemplo para que se entienda mejor. El receptor judicial fue a la casa del deudor, realizó un embargo (anotó sus bienes) y está a la espera del retiro y remate. Entre este proceso, aparece un tercero quien asegura ser dueño de estas cosas y presenta una tercería de posesión. Para comprobarlo acude con 2 testigos que acrediten lo que está diciendo, para que la Ley así lo entienda y termine con el proceso de remate.

¿Cuánto cuesta una tercería?

No existe un precio exacto para las tercerías, todo depende de la empresa que las realice, pero en general deberían girar en torno a los $350.000 y $450.000. El precio se divide así:

  • Honorario del abogado: esta es la parte más cara. El abogado es quien tiene el conocimiento legal para realizar dicho proceso y se llevará por lo menos un 60% del precio total de la demanda.
  • Gastos legales: Esta es la segunda parte que completa el precio de las tercerías. Para realizar este proceso legal es necesario pagar los gastos del receptos judicial a quien se le informará que se está realizando este proceso. Aquí se va el 40% restante.

¿Cuánto tiempo demora una tercería?

Es un proceso relativamente corto que no debería durar más de 4 meses.

¿Vale la pena pagar por una tercería?

Desde nuestra perspectiva sí, vale la pena. Una tercería es uno de los métodos más efectivos para evitar el embargo y remate de tus bienes, pero a pesar de los recién mencionado no es el único método y hay que analizar antes cuánto debe el deudor y qué bienes tiene en su poder.

Me van a embargar y quiero realizar una tercería ¿qué hago?

Cuenta con nosotros. Ganamos el 100% de las tercerías y te ayudaremos a que no te rematen los bienes. Puedes contactarte con nosotros y agendar una cita.