Repactar una deuda

Repactación de deudas – Todo lo que debes saber

Seremos claros: ¡NO REPACTEN SUS DEUDAS! ¿por qué? Porque como explicaremos en este artículo terminarán pagando tasas de intereses altísimas y entrarán en un círculo vicioso del que no podrán salir. Pero ¿en ningún caso conviene renegociar las deudas? Sí, hay un caso en el que conviene y te lo explicamos a continuación.

¿Qué es la repactación de deudas?

Es un procedimiento en el que un deudor negocia la forma de pago de una deuda. Imaginemos que el deudor no puede pagar las cuotas mensuales que le debe al banco, entonces decide renegociar y llegar a un acuerdo para pagar por ejemplo más cuotas, pero de un monto más bajo cada una. Esto sería repactar una deuda.

Sobre la repactación es importante aclarar que cuando una persona negocia una deuda, la antigua deuda muere (se extingue) y nace una nueva deuda.

Sobre la antigua deuda: todas las consecuencias negativas por el no pago de ésta también desaparecen (no te pueden demandar y te deben sacar de DICOM porque la antigua deuda murió).

Sobre la nueva deuda: al ser una nueva deuda estarás al día (no estarás atrasado en el pago de las cuotas), así que no te pueden demandar ni enviar a DICOM excepto que te atrases nuevamente.

¿Por qué se llama renegociar una deuda?

¿Por qué se llama repactar o renegociar?

Este punto es clave. Si se fijan ambas palabras llevan el prefijo RE (REpactar o REnegociar). Este prefijo hace referencia a “volver a hacerlo”, y si lo unimos con lo que viene después significaría “volver a negociar”. Cuando repacto una deuda estoy haciendo eso, negociado nuevamente la forma de pago.

Veamos un ejemplo. Yo Juan Andrés quiero comprar un computador en cuotas. ¿Por qué en cuotas? Porque no tengo el dinero en efectivo para pagarlo de inmediato. ¿Qué hago entonces? Utilizo mi tarjeta de crédito para comprarlo. Al utilizar la tarjeta de crédito le estoy pidiendo dinero prestado al banco y me comprometo (pacto o negocio) que pagaré todos los meses una cierta cantidad de dinero hasta pagar todo lo adeudado.

Ahora bien, como el banco me prestó el dinero que yo no tenía, me cobrará un poco más de lo que cuesta el computador. Con este pequeño monto más el banco ganará algo de dinero por prestarme lo que yo no tenía para comprar el producto. Este monto extra de dinero que yo debo pagar son los intereses.

¿Todo bien hasta aquí cierto? El banco me prestó dinero y yo pacté o negocié (de forma automática) que todos los meses pagaría una cuota. Pero ¿qué pasa si no tengo dinero para pagar esa cuota? Aquí entra la repactación de deudas.

Si no tengo dinero puedo volver a negociar (repactar) la forma en la que estoy pagando. Si negocio, el banco podría por ejemplo pedirme que pague más cuotas, pero a un menor valor cada una, para así poder cumplir con el compromiso de pago.

Ejemplo de repactación de deudas

Ejemplo de repactación de deuda

Ya sabemos qué es la repactación y cómo funciona, ahora veamos un ejemplo con número para que se entienda mejor.

Imaginemos que el computador que mencioné antes costaba $1.000.000. Como no tengo el dinero, el banco me presta a través de la tarjeta de crédito ese dinero, bajo la condición que lo pague en 10 cuotas de $120.000. En total estaría pagando $1.200.000 porque como ya explicamos la empresa me está cobrando intereses por el dinero prestado.

Ya he pagado 3 cuotas de $120.000, lo que sumaría un total $360.000 y por lo tanto solo me faltarían $840.000 por pagar.

¿El problema? Tuve un hijo y mis gastos mensuales aumentaron. Con estos nuevos gastos ya no me alcanza para pagar las cuotas así que decido repactar (buscar nuevas formas de pago).

La empresa acepta la repactación y me dice ok, ya no debes pagar 7 cuotas de $120.000 (eran las que te faltaban), ahora debes pagar 15 cuotas de $80.000. Esto suena bonito, ya que debo pagar menos mensualmente, pero si sumamos estas nuevas 15 cuotas de $80.000, me da un total de $1.200.000, lo que es mucho mayor que $840.000 que me faltaban.

Si resumimos todo quedaría algo así:

  • Compré un computador de $1.000.000 en $1.200.000 porque el banco me prestó el dinero pero me cobró un poco más por lo intereses.
  • Pagué 3 cuotas ($360.000), pero mis gastos no me permitieron seguir pagando así que decidí repactar.
  • Me aceptaron la repactación, me bajaron el precio de cada cuota a $80.000, pero aumentaron las cuotas a 15, así que ya no debo pagar los $840.000 que me faltaban si no que ahora debo pagar $1.200.000 por concepto de intereses.

Cuándo repactar una deuda

¿Cuándo renegociar una deuda?

Existen dos opciones: renegociar la deuda cuando te demandan (renegociación judicial) o renegociar la deuda cuando aún no te han demandado (renegocación extrajudicial).

También te puede interesar: Cobranza Judicial y Extrajudicial

Repactación extrajudicial

Esta repactación se dará si la persona no ha sido demandada. Cuando te atrasas en una deuda pero no has sido demandado, puedes renegociar de forma extrajudicial. ¿Qué implica esta repactación? Implica que solo te cobrarán la deuda y los intereses, nada más.

Veremos en el siguiente punto (repactación judicial) que hay otros cobros que aumentarán el monto de tu deuda.

Repactación judicial

Atentos a esta segunda repactación que no muchos conocen. Si repactas tu deuda una vez que te demandaron, no solo te cobrarán los intereses, te cobrarán también todos los gastos de cobranza en los que haya incurrido la empresa.

Cuando tienes una deuda, la empresa puede incurrir en los siguientes gastos para que pagues:

  • Gastos de un abogado para tramitar la demanda por deudas
  • Gastos de un receptor judicial para que te presente la demanda por deudas

Bien, entonces cuando repactas de forma judicial, no solo te cobrarán las deuda en sí y los intereses, te cobrarán también todos los gastos judiciales y tu deuda aumentará aún más.

Beneficios y problemas de repactar una deuda

Pros y contras de la repactación

Como todo en la vida, hay cosas buenas y malas, y este caso no es la excepción. Repactar una deuda te puede traer beneficios y también algunos problemas. Revisemos cada uno a continuación.

Beneficios de repactar una deuda

Lo primero serían los nuevos plazos de pago. Si estás muy complicado para pagar las cuotas restantes, repactar una deuda te puede traer un pequeño respiro, aunque sobre este punto sería bueno analizarlo en profundidad ya que a la larga puedes terminar pagando mucho más.

El segundo punto importante es que cuando repactas una deuda, se elimina, se extingue la antigua deuda y nace una nueva deuda. ¿Qué significa esto? Que las cuotas atrasadas ya no te perjudicarían (no te podrían demandar por esa antigua deuda porque no existe) y te permitiría también salir de DICOM ¿por qué? Porque al morir la antigua deuda, ya no existen los problemas asociados a esa deuda, como por ejemplo que estés en el boletín comercial.

Por último si ya fuiste demandado y te van a embargar, entonces repactar la deuda frenará el proceso y no te quitarán tus cosas. ¿Por qué? Nuevamente porque la deuda se extingue y nace una nueva obligación. En esta nueva obligación estás al día y sin atrasos.

También te puede interesar: DICOM- Todo lo que debes saber
También te puede interesar: Embargo – Todo lo que debes saber

Problemas de repactar una deuda

Ahora la parte mala de repactar una deuda. El primer problema son los intereses. En la mayoría de los casos las empresas te cobran intereses abusivos y terminas pagando más del doble de lo que debías. Como ya hemos dicho, puede ser una solución a corto plazo, pero a la larga terminarás pagando más y los problemas que solucionaste por repactar volverán: te atrasarás y por lo tanto te podrán demandar y embargar y también volverás a DICOM.

El segundo punto (muy importante) es que puedes perder la prescripción de la deuda. Atentos a esto. Imagina que te están cobrando una deuda que está prescrita, pero tú no sabes que está prescrita. Decides repactar esta deuda, entonces la antigua deuda moriría y nacería una nueva deuda. Si la deuda muere ya no puedes alegar la prescripción, que hubiera significado no pagar nada.

También te puede interesar: Prescripción de deudas

Cómo repactar una deuda

¿Cómo repactar una deuda?

Es simple y no hay mucho que explicar. La primera opción sería que la empresa te ofrezca una repactación y la segunda opción es que tú te acerques a la empresa y negociar y repactar. En ambos casos deberás ir a la sucursal correspondiente. Eso sí, sobre la segunda opción, hay posibilidades de que la empresa te niegue la opción de repactar.

Derechos al repactar una deuda

Este punto es de vital importancia. Los deudores tienen derechos, pero las empresas se aprovechan ya que la gente no los conoce. Cuando repacten una deuda deben considerar lo siguiente: la repactación debe ser de mutuo acuerdo; no te pueden cobrar intereses mayor a la Tasa de Interés Máxima Convencional y los gastos de cobranza no pueden superar  los topes establecidos en la ley.

¿Qué significa todo esto? Te lo explicamos a continuación.

Repactación de mutuo acuerdo

Ninguna empresa puede repactar una deuda sin tu consentimiento. ¿Se acuerdan del famoso caso ‘La Polar’? Bien, en este caso los ejecutivos repactaron las deudas de sus deudores sin que ellos supieran. Esto significó que los deudores terminaron pagando mucho más de lo que debían y lo hicieron sin su consentimiento.

Debes saber que si una empresa cae en esto, tienes todo el derecho a demandarla. El deudor debe conocer y aceptar los términos de renegociación. Si no los conoce y no los acepta, queda expresamente prohibido que la empresa renegocie por él.

Tasa de Interés Máxima Convencional

Con el fin de regular los intereses que cobran las empresas que prestan dinero, la ley chilena estableció una Tasa de Interés Máxima Convencional. Esta tasa fija límites en los intereses que te pueden cobrar. El interés regulado dependerá del tipo de crédito y del monto.

Esta tasa se actualiza todos los meses, pero aquí te dejamos un sitio que actualiza los datos cada 30 días.

También te puede interesar: Valores Tasa de Interés

¿Se acuerdan que dijimos que muchas veces las empresas cobran intereses abusivos? ¿Cómo pueden hacerlo si la ley regula estos intereses? Lo hacen porque la gente desconoce esta información, y una vez que firmaron los acuerdos de repactación, deja de ser ilegal. Ya aceptaron los términos y no hay nada que hacer.

Gastos de Cobranza

Los gastos de cobranza son eso: los gastos que tuvo que cubrir la empresa para cobrarte la deuda. Aquí entra el abogado, el receptor judicial, la empresa de cobranza, etcétera. Tiene una lógica: ¿por qué va a pagar la empresa cuando yo soy el deudor? Hasta aquí todo bien, pero muchas veces las empresas se aprovechan y cobran una suma excesiva que no se ajusta a la realidad.

Para contrar lo anterior, la ley estableció una serie de límites. La próxima vez que veas que te están cobrando a ti los gastos por cobranza debes fijarte en lo siguiente:

  • No te pueden cobrar más de 9%, para las deudas o cuotas de hasta 10 UF ($265.000)
  • No te pueden cobrar más de un 6% para deudas de 10 y hasta 50 UF (de $265.000 a $1.329.000)
  • No te pueden cobrar más de un 3% para deudas de más de 50 UF (sobre $1.329.000)

En el primer caso, si tu deuda es de 7UF ($186.133), no te pueden cobrar más de $16.751 por gastos de cobranza.

En el segundo caso, si tu deuda es de 25UF ($664.761), no te pueden cobrar más de $39.885 por gastos de cobranza.

En el tercer caso, si tu deuda es de 70UF ($1.861.332), no te pueden cobrar más de $55.839 por gastos de cobranza.

¿Conviene repactar una deuda?

¿Es conveniente repactar una deuda?

¡NO! No es conveniente repactar tu deuda. ¿Por qué? Porque las empresas se aprovechan y el valor final que terminas pagando es mucho mayor al que debías pagar inicialmente. Repactar tus deudas te puede dar tranquilidad por un tiempo, pero a la larga es la peor solución.

Lamentablemente los acreedores (las empresas a las que les debes) se aprovechan de la situación compleja por la que está pasando el deudor y te aumentan los intereses hasta en un 50%. En algunos casos incluso, no consideran los abonos que la persona ha realizado hasta el momento y parten con las deuda desde cero.

¿Por qué una persona repactaría una deuda?

Si es tan negativo como explicamos aquí, ¿por qué las personas renegocian sus deudas? Las personas repactan las deudas porque miedo a que su deuda pase a cobranza judicial y le terminen embargando y rematando sus bienes, pero esta no es la solución. Hay métodos más efectivos para salir de las deudas (los explicaremos más adelante).

¿Cuándo conviene repactar una deuda?

El único caso en el que nosotros recomendamos repactar una deuda es cuando te sometes a la Ley de Quiebras. ¿Por qué? Porque aquí la negociación es a tu favor, y los acuerdos a los que puedes llegar implican que te perdonen o rebajen los intereses y que puedas encontrar nuevos plazos de pago.

2 comentarios en “Repactación de deudas – Todo lo que debes saber

  1. Estimados tengo una deuda en hites hace ya varios años, según recuerdo mi cupo total de la tarjeta no superaba los 400 mil pesos, ahora fui a ver si podía solucionar mi problema y me llevo la gran sorpresa que mi deuda asciende a $1.600.000. ¿Se podrá hacer algo para pagar lo justo y no intereses excesivamente abusivos?

    Saludos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *